Ines Schaber, The missing of red – DFS’s poetic agitation (2008)

Cuelgan en habitaciones, cubren la cabeza a modo de velo y aparecen en los muros de las casas. Flotan al viento, revisten una pared, sirven como superficie de proyección o componen el fondo de una performance. Son grises, blancos, negros, azul claro o beige. Agitan los ánimos, hablan, callan, están de duelo, evocan recuerdos y, en ocasiones, simplemente están ahí. Llevan mensajes y palabras y las aglomeraciones léxicas son claramente descriptivas, asociativas, crípticas o poéticas; las letras han sido dibujadas con spray, pintadas o fijadas con pegamento; se representan como garabatos, en zig-zag, en ángulo o a menudo también sin interrupción, a modo de trazo continuo, sin respirar, sin puntos ni comas, sin distinguir entre mayúsculas y minúsculas. Discoteca Flaming Star los llama banners. Bannerscomo pancartas políticas, que evocan manifestaciones, bandos y grupos de gente en la calle a favor o en contra de algo. Banner, como recuerdo de una antigua labor artesanal consistente en dibujar un símbolo o unlogotipo o manifestar una opinión en un trozo de tela. Banners, como los que en Gran Bretaña ofrecían en el siglo XIX imágenes de una sociedad utópica, en las que podían verse a niños y adultos bien alimentados que habitaban en bonitas mansiones, en las que los ancianos recibían asistencia y todos disfrutaban de más tiempo libre. Pero sin olvidar losbannersque actúan como afirmación del poder, a modo de bandera simbólicamente colgada, que delimita un territorio o anuncia un veredicto. ¿Bannerspara marcar un territorio y la pertenencia a él…?

Puto Poder
Againgstthosewhowanttohurtyouasiftheydidnotrealize

Los bannersde Discoteca Flaming Star producen el efecto de telas colgadas en el último minuto. Parecen formar parte de una lógica expositora distinta, que se aparta de la norma.Como si después de semanas o incluso de meses de preparación y minuciosa planificación del emplazamiento de objetos y dibujos en una sala de exposición, en el último momento se hubiera decidido otra cosa. Como si se quisiera añadir algo que falta y a lo que es necesario remitirse y cuya omisión tendría algún tipo de repercusión. Sacados de una maleta que uno lleva siempre consigo; de un neceser donde se almacenan objetos imprescindibles para la supervivencia, los bannersrepresentan una especie de tapiz nómada, un trozo de tela plegada que puede desplegarse, extenderse y colocarse en distintos lugares.

Sexybloodycat

Los bannerspueden utilizarse espontáneamente y deberían tenerse siempre a mano.
Son como herramientas artesanales que amplían las posibilidades de actuación individuales. Como instrumentos extraídos de una caja de herramientas. “Hay diversas maneras de organizar los lugares donde uno se encuentra. Todos tenemos nuestros condicionamientos, pero también la elección de hacer determinadas cosas de una manera o de otra”,afirmaCristina Gómez Barrio. Se trata de ampliar el radio de acción, de seguir en activo y de desarrollar constantemente nuevos modelos de actuación. Modelos de actuación que marquen una diferencia y que ofrezcan la posibilidad de hacer cosas de otro modo. Modelos de actuación que marquen una diferencia y que sean capaces de modificar un espacio. Hay cosas a las que es necesario prestar atención; historias que hay que contar y situaciones ante las que hay que protegerse. Los bannerscubren todas estas necesidades y son todo al mismo tiempo: pancarta política, tapiz nómada y escudo. Escudo que nos protege de algo o que puede ofrecernos un lugar seguro. En cualquier espacio acechan los demonios y los fantasmas y en cualquier espacio hay que conquistar un lugar para uno mismo o para algo que, de otro modo, no tendría ninguna presencia ni ninguna articulación. Los bannersescudo no son fuertes físicamente ni están hechos de material resistente; son frágiles, pero su forma de hablarnos, de dirigirse a nosotros, el modo como son desplegados en una habitación y actúan en ella produce su efecto. Son como el espejo del diablo, un amuleto que uno lleva siempre consigo. Surgen de improviso y actúan como un espejo que asusta, inmoviliza y pone en fuga a los demonios que hay en la habitación al ofrecerles su imagen reflejada. Los banners escudo aparecen, miran a su alrededor, son contemplados por los espectadores y miran atrás. Interrumpen los discursos controladosasí como el orden temporal y espacial. Nosotros no podemos limitarnos a observarlos; ellos nos envuelven. Nos encontramos dentro de ellos y nos observamos a nosotros mismos cuando leemos Abba y AC/DC¿al mismo tiempo? ¿Sincronizados, solapándonos y cantando entremedias? ¿Tenemos que tomar una decisión? –Amo a ambos. Innocence & mystery. ¿Es posible?–Tiene que serlo. GLAMOROUS INTELLIGENCE…
Se puso música a un poema alemán y luego se tradujo a muchos otros idiomas. Ha sido cantada como una canción melodiosa o como una marcha militar, por una mujer o por un hombre, incluida en el repertorio de grupos, orquestas y conjuntos e interpretado centenares de veces a lo largo de los años: Lili Marleen. Una canción de los soldados que añoran a su esposa, a su amada o, simplemente, a Lili Marleen. Prohibida, amada, traducida y escuchada en todos los bandos de cualquier frente, fue imposible detener la canción. Como una ola se extendió a través de Radio Belgrado. Una melodía bélica y una canción contra la guerra al mismo tiempo. La canción de la Segunda Guerra Mundial, que gustaba por igual a británicos, americanos, franceses, italianos, rusos y alemanes y que todos querían cantar en su idioma. Pero, ¿por qué nunca se ha cantado en árabe? ¿Por qué no se ha traducido al árabe? Una proyección cuádruple de Discoteca Flaming Star nos dice que ha llegado el momento. Las cosas han de expresarse de nuevo para que surtan efecto en la actualidad. El bannerescudo reproduce el nombre de Lili Marleen en árabe: LiliMarlin. Como si nos observara simultáneamente desde el pasado y el presente. ¿Qué cantamos? ¿En qué idioma cantamos? ¿Con quién hablamos? ¿Qué demonios moran en la habitación y cómo podemos expulsarlos?–¿Acaso piensas que no es viable? –Sí lo es. ¿Acaso piensas que no puede ser? –Hay que hacerlo. ¿Acaso no quieres hacerlo?–Entonces, vete.
Los banners de Discoteca Flaming Star son murales con texto y recopilaciones de referencias; Pensamientos crípticos, que los integrantes de esta agrupación han llevado en su cabeza durante meses. Islas de pensamiento y texto, puntos de unión, cadenas de asociaciones, murales interrogativos, invocaciones y conjuros. En ellos aparecen nombres. Nombres conocidos, nombres que plantean interrogantes y nombres que no nos dicen nada. ¿Son nombres de amigos? ¿Son los nombres de sus héroes? ¿Quieren presentarnos a sus modelos? ¿Dónde están las historias que se esconden tras los nombres? ¿Quién nos las cuenta?

Fernando (We Were Young. Full of Life. None of Us Prepared to Die)

Fernando, el anciano de Guadalix de la Sierra, a 50 kilómetros al norte de Madrid, es el dueño y el fundador de La Pachanga, una especie de tienda de antigüedades y bar. Un hombre, al que conoció Discoteca Flaming Star y que ha organizado su vida de forma distinta a como en general se imaginan los habitantes de un pequeño pueblo español. Un hombre, que a pesar de su edad, intentó organizar su vida atendiendo a sus propias expectativas, necesidades y deseos y por ello creó un espacio donde podría encontrarse con otras personas y donde otras personas podían verse. Un espacio que existía, porque él estaba allí; un espacio que estaba abierto cuando él estaba allí. Un espacio ubicado en un edificio que fue demolido cuando él ya no estaba allí. Fernando. Full of Life. Su banneres negro y está colgado en un rincón de la exposición “Hermes und der Pfau” (Hermes y el pavo real) en Stuttgart. Proyección de diapositivas, plástico negro, luz y sombras. La ventana de la galería y la proyección son las fuentes que iluminan el denso negro.

Whereevercontigo
Violetsanddreams
Felixbuthetorres

Allí donde quiera que nos reunamos, sea cual sea el idioma en que hablemos. Con independencia del tiempo que podamos pasar juntos… Wherevercontigo. Contigo, a través de ti. Juntos. ¿Dónde será? ¿Cuándo será?¿Podemos vernos? ¿Podemos hablar?Violetsanddreams. Félix González Torres, que aparece una y otra vez en las actuaciones, canciones, instalaciones y pensamientos de Discoteca Flaming Star, está presente. Vivió entre Cuba y Nueva York, en español y en inglés. Félix afirmaba que hacía todos sus trabajos para Ross, su amante. Para Ross, su público más importante, el único; el único que contaba realmente. Forevercontigo.Michael Buthe, que pasó su vida entre Marrakech,Colonia y Mallorca está también aquí. Un viajero entre varios mundos, un vividor entre Colonia y Oriente.Violetsanddreams. ¿Qué significaría, qué significa,hablar sobre Félix González Torres a través de Michael Buthe y sobre Buthe a través de Torres? ¿Cómo se pueden hilar las cosas para entablar una conversación y hacer que la gente se reúna? ¿Dónde están los modelos? ¿Qué hay que hacer? –en una exposición de St. Gallen y en una performancede Karlsruhe leemosWhereevercontigo. Allí donde sea, pero siempre contigo.

Sexy Bloody Cat
FERNANDOCHICKJACKGINAINGRID
AngerAndDepression

¿Tenemos elección? ¿Qué posibilidades hay todavía?¿Qué se puede hacer? Sexy bloody cat. –¿Quién ha hecho alguna vez algo que deba contarse? Fernando. A Fernando ya lo conocemos.Y ChicJack, el anciano de enfrente, que en los años treinta fundó una banda llamadaChic and the hot legs; Jack, o ChicJack, quien todas las mañanas monta una especie de rastro delante de su pequeña vivienda de Brooklyn, donde vende libros y objetos usados, pero también los cuadros que él mismo pinta. “Hay diversas posibilidades de organizar los lugares donde uno se encuentra. Todos tenemos nuestras limitaciones económicas, pero también la elección de hacer determinadas cosas de una manera o de otra”. ChicJack optó por dedicar su tiempo a construir una especie de punto de comunicación, vender un par de cosas y hablar con la gente. Todos le conocen y él relaciona de forma totalmente casual a las personas que viven en la calle. Discoteca Flaming Starcuenta a Gina la historia de Ingrid. Gina, el paño de lágrimas, que da consejos a los artistas e intenta ayudarlos a resolver sus problemas. Gina, la protagonista de una amiga artista, que inventó el personaje ficticio para animar a los amigos a hablar de su trabajo y de algunas otras cosas. Sobre penas, por ejemplo. O sobre los problemas que surgen a lo largo de la vida, pero también sobre cuestiones relacionadas con el arte y con los propios límites y esperanzas. Gina lee los problemas de Ingrid. Ingrid se ha enamorado. Trabaja en un consultorio telefónico de tarot y a través de éste se ha encaprichado de un joven canadiense. Ella ha actuado como una profesional, pero ¿qué puede hacer? ¿Se pueden mezclar las cosas? ¿Se debería separar la vida personal y la profesional?¿Quién tiene alguna pregunta? ¿Quién tiene algún problema y quién quiere ayudar? Sexy Bloody Cat

FERNANDOCHICKJACKGINAINGRID–AngerAndDepression

Los nombres nos resultan en su mayoría desconocidos; no obstante, de vez en cuando resurgen en otros lugares y en otros trabajos; en exposiciones, en una canción, en un texto. Aparecen y evocan algo que, aunque nosotros no lo reconozcamos, podemos intuir. Los nombres se pronuncian, se gritan y se escriben, una y otra vez: Fernando- Felixbuthetorres-Fernandochickjackginaingrid. Los nombres pretenden ser un intento para que cada cual se organice su propia vida y para demostrar que es posible cumplir los deseos y las expectativas aunque para ello haya que luchar contra tantos obstáculos, normas e ideas preconcebidas. Son modelos que nos animan a organizar también a nuestro gusto los espacios en los que habitamos y son historias que nos cuentan que podemos inventar formas, colores, carteles e idiomas y que tenemos que crear espacios y desarrollar prácticas para seguir adelante…I hope everything you love dies in your arms…. vecesinclusosinrespirarsindescansarsinpuntosnicomassin mayúsculasyminúsculas…